El Gobierno de Israel reaccionó este miércoles a la decisión de Colombia y Chile de llamar a consultas a sus embajadores del país hebreo, pidiéndoles a los países suramericanos que «condenen explícitamente a la organización terrorista Hamás».

«Ciudadanos de Colombia, Chile y otros países latinoamericanos también se encuentran entre las víctimas del atroz ataque», afirmó el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Lior Haiat, citado por The Times of Israel. «El Estado de Israel está librando una guerra que le fue impuesta; una guerra contra una organización terrorista que utiliza a los ciudadanos de la Franja de Gaza como escudos humanos», manifestó.

El diplomático declaró que su país le «pide a Colombia y Chile que condenen explícitamente a la organización terrorista Hamas, que masacró y secuestró a bebés, niños, mujeres y ancianos». «Israel espera que Colombia y Chile apoyen el derecho de un país democrático a proteger a sus ciudadanos y exijan la liberación inmediata de todos los secuestrados», concluyó.

Condena de los países de América Latina

Colombia y Chile, han condenado a Tel Aviv tras el ataque aéreo de este martes contra el campo de refugiados de Jabalia, en Gaza, y calificaron los bombardeos israelíes, que se cobraron miles de vidas y dejaron miles de heridos, de «violación del derecho internacional humanitario».

Por su parte, Bolivia anunció este martes que ha decidido romper relaciones diplomáticas con el país hebreo, al considerar que se cometen crímenes de guerra en la Franja de Gaza contra el pueblo palestino.

En una entrevista exclusiva a RT, el vicecanciller, Freddy Mamani, destacó que su país ha tomado la decisión de romper las relaciones diplomáticas con el país hebreo, «a razón de que Israel no ha respetado el derecho internacional, la Carta de Naciones Unidas, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en particular el derecho internacional humanitario». Además, denuncia que las altas cifras de muertos y heridos se podrían considerar como un «genocidio» contra el pueblo palestino.

Asimismo, tras haber roto relaciones diplomáticas con Tel Aviv, el Gobierno de Bolivia, encabezado por el presidente Luis Arce Catacora, anunció el envío de ayuda humanitaria a la población del enclave palestino, que «atraviesa una grave crisis sanitaria que amenaza la vida de miles de personas».

El Gobierno de Venezuela también rechazó «categóricamente» el ataque que perpetraron las fuerzas israelíes contra el campo de refugiados de Jabalia «que ha dejado un centenar de muertos este 31 de octubre», según se lee en un comunicado difundido en X por el canciller Yván Gil.

En el documento, Caracas –que califica las acciones de Israel contra Palestina como «genocidio»– repudió una vez más «la sistemática violación a los principios contemplados en el derecho internacional humanitario y la inobservancia de las disposiciones de los convenios de Ginebra» por parte de Tel Aviv.

En tanto que el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, criticó la negativa de los perpetradores de los ataques –que ya mataron a «3.000 niños» en la Franja de Gaza «en una guerra que no reivindicaron»– a asumir la responsabilidad por estos crímenes.

Tomada de RT

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com