En los últimos tiempos se comenzó a hablar mucho de este aceite que no solo se puede usar para cocinar, sino que además tiene muchas propiedades para la piel y el rostro. Pero también sus beneficios para el organismo son importantísimos. Qué pasa si se toma una cucharada de aceite de coco en ayunas.

El coco es un fruto con propiedades antioxidantes, colabora en regular la presión arterial de las personas y baja los niveles de triglicéridos. Tiene fibras y minerales como el potasio, el fósforo, el magnesio y el hierro. Posee vitaminas E, C y B.

Sin dudas, es un fruto con muchos beneficios para todo el organismo. Controla el metabolismo, mejora el sistema inmunitario y regula el colesterol. Y además, puede actuar como un protector gástrico y tiene efecto calmante en situaciones de estrés. Pero, por qué puede ser bueno ingerir una cucharada en ayunas de su aceite.

Aceite de coco: beneficios de tomarlo en ayunas

Los especialistas afirman que todo esto a favor del coco y del aceite que se extrae de este fruto se multiplica cuando se toma en ayunas. Al tomar una cucharada de aceite de coco en ayunas se pueden alcanzar estos beneficios:

Controlar el apetito y la ansiedad por comer. Sus grasas naturales y saludables moderan el hambre porque ejercen un control sobre el nivel de azúcar en sangre para que no se produzcan oscilaciones ni picos de glucosa. Esto puede funcionar pero no para las personas con un diagnóstico de diabetes.

Ayuda a bajar de peso. Estas mismas grasas naturales se encargan de hacer que el cuerpo queme las grasas que tiene acumuladas. Al no producirse variaciones en el nivel de azúcar, se tiende a comer menos. Así, el aceite de coco ayuda a perder grasas si se sigue una dieta cetogénica, más conocida hoy como keto, muy baja en carbohidratos.

Mejora el sistema inmunitario. Por el ácido láurico que contiene fortalece el sistema inmunitario de las personas, al ser antibacteriano y antifúngico. Es muy usado como enjuague bucal para prevenir y tratar caries y para eliminar hongos en las uñas. Reduce el colesterol malo. El tipo de grasa que tiene el aceite de coco no obstruye la circulación de la sangre ni forma depósitos o placas.

Ayuda a una buena digestión y a aliviar síntomas de acidez y otros problemas estomacales. También se ha comprobado que tiene un efecto calmante, en parte por no producir variaciones en los niveles de azúcar del organismo. Y esto colabora en estados de estrés y ansiedad.

Para qué personas no es bueno el aceite de coco

Ahora bien, como todo producto tiene algunas contraindicaciones. Es muy importante saber que las personas que fueron diagnosticadas con diabetes, enfermedades cardiacas o que tienen algún tipo de alergia cutánea no pueden consumir este aceite de coco sin antes hacer una consulta con su médico.

Por otro lado, es bueno conocer algunos efectos colaterales que puede generar. Su consumo debe ser medido, se calcula que no más de 3 cucharadas diarias, sino puede engordar. También puede generar en muchas cantidades un alza en los niveles de azúcar en sangre y hay que controlar si genera diarrea o alguna reacción alérgica.

Vía Clarín

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com